Pandora


Siempre me gustaron las sorpresas. Y podría decirse a quién no, pero sé de mucha gente que no. Me refiero a que hay gente que prefiere no "llevarse sorpresas" en la vida y vivir así un pasar tranquilo. Muchas veces, al parecer, se asocian las sorpresas con algo no sólo inesperado pero algo malo. Lo que te sorprende de alguna manera produce un cambio en lo habitual y distorsiona al mismo orden. Lo que es nuevo y no se conoce provoca miedo y así uno se aferra a lo conocido. Me recuerda el dicho, si no me equivoco, de que mejor malo conocido que bueno nuevo por conocer. Como sea, siempre o casi siempre me ha gustado toparme con sorpresas, cosas que cambien la rutina. Y al esperar una y otra vez este tipo de cosas, me he llevado desiluciones. No es que no me guste la rutina; muchas veces encuentro muchas cosas buenas en ella y es bueno aferrarse a lo que uno conoce, lo que sabe, lo que tiene. Da una cierta tranquilidad el saber lo que va a pasar, porque muchas veces no saber qué va a pasar lleva a tener miedo, o ansiedad. Muchas veces me la paso esperando cosas que me sorprendan y es, ya que estamos con los dichos, esperar peras del olmo. Me pregunto de dónde han salido todas estas frases. Como sea, con todo esto no quiero decir mucho, sólo estoy sacando afuera, escribiendo algo que pensaba: me gustan las sorpresas, creo que pueden iluminar un poco. Ojo, sabemos de las desagradables sorpresas también. Como la famosa frase abrir la caja de Pandora; primera mujer según el mito griego, que abrió una caja que contenía todos los males y estos se derramaron sobre la tierra. Pero después de todo quien no se arriesga nada puede esperar. Pueden ocurrir cosas malas tanto como buenas en la vida, y un factor sorpresa no viene nada mal de vez en cuando. A veces siento que la rutina no sólo cansa y aburre... me mata! UFF

Hace mucho no tengo una sorpresa. Es lo que quería decir.

9 comentarios:

la fairy azul dijo...

cuál será tu sorpresa?

sí que son aburridas las rutinas, pero la persona que atrae una vida llena de sorpresas, se la pasa expuesto. a mí me sucede eso, que me expongo. aún así lo prefiero que el aburrimiento de las rutinas.
buena reflexión,
besos

BLUEKITTY dijo...

No sé si sea bueno o no exponerse, pero desde ya que el aburrimiento y pero aun el TEDIO son terribles!!

te creía perdida ya, estuve esperando tu post de los lunes.

¿mucho que hacer?

saluditos

Vicky dijo...

A mi me encantan las sorpresas. aunque a veces tengo una vida tan sobresaltada que añoro un poco de rutina...

BLUEKITTY dijo...

Como siempre Vicky, el pasto es más verde en la casa del vecino. ¡Cuándo aprenderemos!... o cuándo aprenderé ;)

saludos

Psicoloca dijo...

Yo AMO las sorpresas!!
paciencia linda, ya va allegar una. A mi hace tres meses me llegó una después de muuuuuchos años.
Aunque si lo pensas friamente, siempre hay pequeñas cosas que nos sorprenden. Es cuestión de no dejarse encegecer por la rutina (q dicho sea de paso... APESTA)

cela dijo...

no espere las sorpresas... busquelas!
No me diga que cuando era chiquita y se acercaban las fechas navideñas no espiaba por debajo de la cama de sus papas en busca de esa "sorpresa"...
Saludos

BLUEKITTY dijo...

psico: no hace falta GRANDES sorpresas, mirá que hay pequeñas que te pueden alegrar el día, la vida.

saluditos

cela, buscar sorpresas? Es como si lo hubiera olvidado. Lo pensaré-

Gracias por pasar y por el aporte, saludos.

iL Hell Dogma dijo...

A mi no me gustan tanto, siento que para mi llego el tiempo en que prefiero algo predecible y cotidiano, creo que cai en la rutina pues tampoco he recibido sorpresas bonitas.

BLUEKITTY dijo...

¡y qué sorpresa te gustaría rebir?

saluditos