limón


El otro día me sentí molesta al tener que aceptar una tarjetita de una persona en el colectivo y sentirme mal porque no tenía ganas de comprar una tonta tarjeta con corazones sólo por ayudarlo. También recuerdo haberme sentido mal al estar comiendo con amigos en un restaurante y ver que un niño entra y comienza a repartir flores para que uno se las compre y alguno de los dueños siempre salen a excusarse y pedir disculpas a los clientes por ser molestados e interrumpidos por estos niños. Y paso siguiente le pide al niño que se retire del lugar. Y sin ir más lejos el otro día en la parada del colectivo una señora pedía monedas para que le ayudáramos a poder comprarse un cospel para viajar. Me sentí terrible porque no me quedaba ni una moneda porque me había gastados las últimas en un café y una factura en la universidad.
Lo que trato de decir en muchos de estos ejemplos, es que me molesta esta cultura de la limosna. No me parece algo bueno. Y no es que no crea correcto ayudar a alguien cuando lo necesita y si puedo hacerlo. Mas todo esto es diferente, al menos desde mi punto de vista. Es como si se hubiese instalado en el inconsciente colectivo este sentimiento de culpa si uno no ayuda. Pero para mí no es ayuda. No estoy segura si este concepto de "ayuda" fue impuesto por la religión Católica romana, o ya venía desde antes, o ... la verdad no lo sé. Pero luego de pensarlo y discutirlo con amigos, caigo en la conclusión de que uno no ayuda dando lo que sobra, nada de esto tiene que ver con la caridad. Cuando hay problemas graves en una familia se le ayuda, cuando un individuo atraviesa un mal momento también se le ayuda o hasta un país con alguna crisis también se le socorre. Es un gesto de bien acudir en ayuda de un necesitado. Pero dar limosnas a una persona y creer que se le ayuda no es lo mismo. Este tipo de gente en general no trabaja y no tienen la intención de hacerlo. Han aprendido que pueden vivir de limosnas y creen que uno debe ayudarles por el solo hecho de estar en una situación económica mejor tal vez de la que ellos viven. Gente que no sabe que el trabajo dignifica y mandan a sus hijos a pedir monedas y les pegan si no traen. Los mandan a los niños porque ellos son más "fáciles" de despertar empatía en el prójimo. Lástima tal vez. He visto mujeres sentadas en las calles con sus bebés bien pequeños en temperaturas muy bajas y aún así exponiendolos para despertar esta empatía de la que hablo. Gente que se enoja si uno le trata de ayudar en manera diferente a dar una moneda. Si como la sociedad les hubiese enseñado que los demás están obligados a ayudarlos. No me gusta nada estas creencias. Y así funciona del otro lado de la moneda, este sentimiento de culpa porque ellos no tienen lo que nosotros tenemos. Culpa. ¡Cómo si fuese nuestra culpa!
No logro entender por qué, desde qué lugar superior me debo creer yo o cualquiera, para "tirar" una moneda que sobre, para luego sentir que cumplí mi tarea y esta gente seguirá viviendo bajo las mismas condiciones y yo seguiré viviendo mi vida. No creo que sea la solución. Creo haber escuchado alguna vez que no hay que darle pescado al necesitado sino enseñarle a pescar.

11 comentarios:

Julieta Abiusi dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el post. Y los que más, MÁS molestan son los que vienen con "se lo regalo de corazon, no me lo devuelva, aunque no me de nada, no me devuelva". Me siento "violada" pq no tengo obligación de aceptar un regalo q tiene dobles intenciones!!!
La ciudad a veces nos ahoga. A nadar!!!
Saludos!

la fairy azul dijo...

kitty, es una situación complicada, pues no siempre es el caso de alguien que no quiere trabajar, aunque a menudo es así. pero estoy de acuerdo contigo, la ayuda ha de tener un impacto más importante que unas monedas para pasar el día. además, ayudar es un concepto que pocos realmente entendemos. la sociedad ayuda para sentirse mejor, menos culpable, pero en realidad la ayuda no tiene nada que ver con eso, ayudar realmente tiene que ver con un compromiso social, con el prójimo. no sé si me explico bien. algunos de mis amigos me llaman madre teresa porque soy voluntaria en un refugio de mujeres. yo no lo hago por ningún tipo de reconocimiento y me desilusiona que la gente lo vea así, lo hago porque es un compromiso, una misión con la mujer que va más allá de mi persona. así que como dices tú, tal vez las monedas no ayuden, pero todos deberíamos tener un compromiso con los menos favorecidos.

buen post

un beso... hoy publiqué en tumiamiblog

BLUEKITTY dijo...

Julieta: gracias por pasar y por el aporte.

fairy: Pueden decirtelo como broma o no, no debe importarte qué digan mas si vos te sentís bien ayudando es lo que vale. El hecho de ayudar y que además deje un buen sentimiento en el interior es algo genial.

saludos.

Vicky dijo...

Coincido en todo lo que decís , es como un circulo vicioso. Como dice Julieta arriba, es una sensación extraña de obligación a hacer algo que uno no elige.
Pero siempre pienso, entonces ¿qué es lo que tendría que hacer?

Es un tema difícil

BLUEKITTY dijo...

Vicky: una cosa no quita la otra; siempre que puedas dar una mano a alguien, dasela. Ayudar es algo bueno. Sentir lástima por otros, creerse más arriba que otros y pensar que sólo por eso necesitan ser ayudados, no es nada. La educación es la clave, pero como simples ciudadanos sin la ayuda de un gobierno que vele por nosotros, no es fácil.

saludos

Franky dijo...

Polémico! Pero si, entiendo lo que decís, y la verdad es que es así. Es una pena que se haya instalado ese sistema...

BLUEKITTY dijo...

Y sí Franky, algo debería hacerse, pero como todo cambio produce pereza y al parecer nadie se decide a comenzar :s

saluditos

iL Hell Dogma dijo...

Igual yo estoy en total desacuerdo con las limosnas.

Aqui en Mexico a todo mundo se le hace facil pedir dinero, aparte que existe la cultura que el que ha hecho dinero trabajando honestamente esta mal, y al pobreton flojo esta bien y hay que ayudarlo y darle dinero. ¿de que se trata?.

Se han hecho campañas como la de "no los encadenes a la calle" donde se explica que lejos de ayudarlos los perjudicas mas.

Por experiencia propia se que son una bola de mañosos los que piden, lo que juntan es para vicios.

BLUEKITTY dijo...

"No los encadenes a las calles"... la frase lo resume todo. Gracias por el aporte Il hell dogma.

saluditos

Dr. J dijo...

Muy de acuerdo con vos! Y ya habías leído mi post sobre el mismo tema.

A mí me da ganas de ayudar a todos, pero me doy cuenta que no puedo. Hay veces que tengo alguna moneda que me sobra, y la doy; y otras veces no tengo cambio, o tengo la plata justa, o no me parece que la persona merezca mi colaboración.

Mi vieja, a los niños, no les da monedas, porque sabe que van a un padre maltratador y parásito. Pero si tiene una fruta, o algo comestible a mano, se la da.

Besos!

BLUEKITTY dijo...

Dr J, tengo una anécdota sobre eso. Yo estaba cursando el primer año en la facultad. Iba a la mañana muy temprano, era invierno, iba con unos compañeros y moríamos de frío así que fuimos a una panadería a comprar "criollitos" y café. Había dos nenes afuera de aproximadamente unos 9 años. Nos pidieron dinero. Nosotros vestíamos camperas bien abrigadas, bufandas y gorritos de lana. Hacía mucho frío recuerdo. Ellos llevaban casi nada de abrigo. Les dimos la bolsita con criollos y compraríamos una nueva para nosotros. Nos miraron, agarraron la bolsa y sin decir ni gracias se fueron. A la mitad de cuadra tiraron la bolsa de pan criollo en un basurero y siguieron pidiendo... creo que no querían algo de comida, querían monedas.