Romance


En la materia Análisis del Discurso Literario nos toca la Unidad poesía en este semestre. El término "romance" y otros fueron nombrados hoy, pero por alguna cierta casualidad éste quedó como tema de conversación entre compañeros cuando bajé al bar de la facu por una coca.
El romance es una combinación métrica originaria de España que consiste en una serie indefinida de versos, en la cual los pares presentan rima asonante (coinciden las vocales acentuadas de cada sílaba a partir de la última vocal tónica) y los impares quedan sueltos. Los versos suelen ser octosílabos, pero pueden llegar a ser hexasílabos o alejandrinos (14), aunque esto es mucho menos frecuente. Cuando los versos se componen de menos de ocho sílabas, recibe el nombre de romance corto o romancillo. Pueden ser del tipo épico (procedentes de los cantares de gesta) o líricos (de la pastorela provenzal). Están recogidos en pliegos sueltos, libros, cancioneros o romanceros.
Sin embargo, no sé muy bien por qué, se comenzó a utilizar este término ( creo que lo consultaré con algún profe) pero se sabe que los mejores poemas de amor cortesano están escritos en lenguas romances ( a saber devienen del Latín) y que la mujer se enamora por el oído como el hombre por los ojos. Probablemente de ahí viene esa conexión con el amor. De cualquier modo, el tema de conversación era si la sociedad de estos últimos tiempos se conformaba con la ausencia del romanticismo y que enamorarse a la vieja manera cortesana es una pérdida de tiempo. Si bien ahora existe la liberación del sexo y han desaparecido ciertos tabúes ( no lo creo así), la gente ha aprendido a vivir sin el romanticismo y el cortejo. Pero la verdad, creo que en general esto sólo apetece al sector masculino ya que la mayoría ( o sea, no todas) de las mujeres demandan una pizca ( los excesos no son buenos) de romanticismo en sus vidas para poder, según las palabras de una compañera: poder distinguir los días unos de otros y no perdernos en el asfixiante día a día de la rutina, a saber algo que mata el amor. A medida que uno se impone tareas y obligaciones en la semana, los días comienzan a parecerse unos a otros y es cuando te das cuenta de lo especial de una burbuja, el aroma del café, o una sorpresa de un mensaje de amor. Día a día la gente se levanta para trabajar, estudiar y las actividades como leer un buen libro, cocinar, dedicarle tiempo a tus amigos y/o pareja, se relegan a un rincón de la agenda por falta de tiempo. Como en comentarios anteriores, todo el mundo asustado corre en afán de ganar tiempo al tiempo, luego no me pregunten CÓMO gastan el tiempo las personas. Una de las cosas que más temo en la vida es el aburrimiento. En tal caso, de seguro esas pizcas de sal, pimienta y romanticismo no sean malos ingredientes en el pasar diario. Palabra que odio si es "diario", "cotidiano". Cómo no aburrirme!! Hace tiempo, encontraba difícil manejar un pequeño problema: aburrirme de las personas. El otro día me pregunté cómo evitarlo y si es mi error. Según estas chicas, la infidelidad estaba conectada con el aburrimiento, confundir los días unos con otros por falta de sorpresas y sentir que no hay nada especial. Sigo creyendo que no es una pérdida de tiempo hacer sentir especial al otro, aunque nunca supe bien qué es ser romántico. Me refiero, a no caer en horribles clichés como rosas y bombones o carteles de media cuadra cuando detrás de todo se esconden los efectos de una sociedad consumista y sin alma. A medida que el café y las gaseoseas se acababan los temas se iban por las ramas. Ahora se hablaba de infidelidad. (Tanto ir y venir de tema en tema me hizo perder el hilo). Surge la pregunta de por qué ocurre: me dijeron que la respuesta es simple, falta del factor sorpresa sumado al factor "me importás" y todo esto como resultado el ingrediente romanticismo. Luego de tal charla, no me quedaron muy claros los conceptos. Al final, creo que las últimas generaciones están sedientas de lo que es romance o en definitiva cualquier escape real a lo que es la realidad de lo cotidiano. Drogas, hobbies, pubs con música, amigos ficticios,amores de conformistas y grises donde nada es especial ( porque el amor real no llega todavía) todo lo que nos ayude a escapar del aburrimiento. El ser humano, a diferencia del animal que funciona bien con la rutina y lo programado, busca cosas que lo hagan sentir feliz, cosas que lo alejen de la nada de existir y darte cuenta que al final todo es igual. En conclusión, pues no saqué ninguna, como es costumbre en estos ambientes pasar de tema en tema y no decir nada disfrazado de palabras y palabras. Supongo que hasta que uno se dé cuenta de lo aburrido que está, seguirá esperando "eso" nuevo y fresco por llegar, ese cambio. (¿Cambian las cosas?)

4 comentarios:

BLUEKITTY dijo...

siento que comienzo a aburrirme :s

Una entre Mil dijo...

A mí me pasa lo contrario. :)

Me encantó esto que escribiste, lo leo y coincido con tus palabras, como cuando charlamos y además de escucharte te leo el alma.

Te quiero mucho, amiguita

BLUEKITTY dijo...

Pues se siente bien cuando te escuchan de verdad, a tal punto de leer tu alma =) lo que pasa es que muchos ni lo intentan.

Eristarco (Ricardo Garavito) dijo...

Es lo mejor que te he ESCUCHADO decir por su autenticidad, se nota que estas en esto que decís, Sí esta bien dicho.
Quizás, si logramos hacer del altruismo, el amor total y la pasión, cuestiones cotidianas, tal vez asì, no habría rutina aburrida y hablaríamos entonces de hermosas cotidianidades que extrañaríamos de faltarnos.
Además uno nunca es infiel si es fiel a sus sentimientos e ideas y si trata respetuosamente, sin subestimar a quienes aprecia ¿No?.