domingos


El otoño ya se hace presente cada vez más y las tardes son calentitas y algo soleadas. Es domingo y la gente a la hora de la siesta no hace ruido alguno, saben que no está permitido. Los domingos son para descansar, tal vez para pasear si el clima nos acompaña. Hasta los pájaros saben que no está permitido hacer ruido a la hora de la siesta. Por nuestro lado hemos decidido quedarnos en casa y hacer una larga siesta de domingo, preparar té con alguna galletita dulce y ponerlo al lado de la cama en una bandeja pequeña de color negro con dibujos orientales. No nos ponemos nada de ropa "de domingo", nada de arreglos, de hecho dejamos todo el pelo despeinado y ropa cómoda y medias calentitas. Nos tapamos hasta la nariz con la frazada y prendemos el televisor a ver qué hay. Algo para pasar el tiempo. Alguna película que nos cuente una historia. Agarramos un libro que estamos leyendo de a dos y leemos. Nos da algo de sueño y nos quedamos dormidos, nos abrazamos bien fuerte y dormimos. No se escucha otra cosa que no sea el silencio. Porque como dije, todos saben que no está permitido hacer ruido durante la hora de la siesta, y menos si es una siesta de domingo.
Nos abrazamos fuerte y escuchamos ,además del silencio, el sonido de nuestras respiraciones y si prestamos atención también podemos escuchar los latidos de nuestros corazones. Pero como dije antes no se debe hacer ruido alguno una tarde de domingo, en especial a la hora de la siesta.
Y así pasamos el domingo, acurrucados en la cama, olvidando que afuera hay un mundo externo a nosotros mismos. Lo olvidamos por un rato. Y después dicen por ahí que estamos enamorados!

3 comentarios:

Una entre Mil dijo...

Qué sensaciones tan especiales! Siento que sé exactamente de qué hablás. Es la clase de momentos que me hacen sentir que no me hace falta nada más en la vida, que en esas vivencias tan simples se encuentra todo lo que necesito para ser feliz.:)

Están enamorados! Están enamorados! jaja.

BLUEKITTY dijo...

mmm ok, lo estamos =)

la fairy azul dijo...

qué lindo kitty. disfruta mucho esa libertad que no va a durar toda la vida.
besos