Policías


El término ley del talión (latín: lex talionis) se refiere a un principio jurídico de justicia retributiva en el que la norma imponía un castigo que se identificaba con el crimen cometido. De esta manera, no sólo se habla de una pena equivalente, sino de una pena idéntica. La expresión más famosa de la ley del talión es "ojo por ojo, diente por diente" aparecida en el Éxodo. Históricamente, constituye el primer intento por establecer una proporcionalidad entre daño recibido en un crimen y daño producido en el castigo, siendo así el primer límite a la venganza libre.

Hoy en mi ritual de ver algo de noticias variadas ( no más de 20 minutos ya que más no aguanto) para tratar de mantenerme informada de la actualidad, vale aclarar que a cuanta más información menos conocimiento, por eso es que prefiero el conocimiento, veo la noticia de que los famosos "también" están indefensos frente a la inseguridad del país. Me pregunto si nosotros, la gente común, no merecemos seguridad por no ser famosos. De cualquier modo, más allá de esta estúpida noticia me quedé pensando lo grave de la situación. Me refiero a que en las últimas noticias se destacaba la INOPERANCIA por parte de la policía. Había de los ejemplos más variados, gente que es constantemente asaltada y por más gracioso que parezaca viven o tienen sus comercios a media cuadra de centrales de policía. Había gente que fue ayudada por vecinos al apedrear y/o enfrentar a los criminales ya que la policía acudía al lugar a los 20 0 30 minutos de haber sido llamados. Digamos que caían cuando la fiesta había terminado. Ciudadanos que recurren a la justicia propia por miedo a la policía, incluso había comentarios de gente que fue amenzada por oficiales de la policía. Recuerdo de pequeña que mi mamá me decía: " Si alguna vez algo te pasa en la calle o algún extraño se te acerca buscá a la policía y avisales que te lleven a casa"; le conté a mi chico de esto y él me dijo que su papá les había enseñado lo contrario, mantenerse alejado de la policía. Dos versiones diferentes. No sé si los tiempos han cambiado o no, yo de chica pensaba en ellos y me inspiraban respeto, o tal vez en el cole nos hacían dibujos de ellos y nos enseñaban que ellos estaban para cuidar el orden una ciudad. La realidad es que hoy la gente les tiene miedo, ningún respeto y para colmo de todo no sólo no están en forma (llamese gordito) sino que son corruptos y abusan de su autoridad supuesta. Después de pensar todo esto, no sé en qué concluir, suelto un soplo de resignación y apago el tv. Mejor me voy a leer un poco, demasiada información por hoy.

6 comentarios:

El Diablo Des. dijo...

Es una verdadera pena, un reflejo de nuestra sociedad. Más que un reflejo un fiel espejo.

Strika dijo...

Increíble. Leo esto y es como si estuvieras hablando de mi país. Por lo visto, esta ola de inseguridad, miedo y paranoia se está extendiendo por todo el continente. Yo por eso, al igual que tú, no veo la televisión. Apenas escucho media hora de radio al día, que me basta para no querer saber más.

Un saludo desde México

:)

Franky dijo...

"vale aclarar que a cuanta más información menos conocimiento", clap clap. En cuanto a la policía, en mi familia nunca me educaron ni de una ni de otra manera, pero siempre, siempre, le tuve un miedo extraño a la policía. Una vez cuando era chiquito mi viejo casi choca con un patrullero, típico incidente automovilístico en esta bendita ciudad, y mi viejo se bajó del auto, los empezó a putear, que él les pagaba el sueldo y demás... Me puse taaaaaaan nervioso...

Tomás en Shorts dijo...

Ciertamente es muy triste. Pero si, estoy de acuerdo con que solo los famosos deberían tener seguridad. Así tenemos más deseos de ser famosos y nos esforzamso más por alcanzar ese sueño en patines cantantes.

Vos q le enseñarias a tus hijos? que se acerquen a un policía cuando necesiten ayuda o no?
un tema complicado

rama dijo...

Sería un poco exagerado, tal vez, decir que para desarrollarse en el servicio público es necesario una vocación, la precariedad de la educación y los valores (sociales, humanos, de relación) generan una inseguridad en todo los ámbitos, pero cuando se trata de la prevención y el orden público sin gente calificada dan un miedito. Es demasiado fácil que te den una gorra con pistola!.
Saludos.

Telcontar dijo...

Como persona citada y aludida en el texto, voy a aclarar un poquito.
Mi viejo nos decía que si nos perdíamos buscásemos un negocio (una panadería o algo así) y dijerámos allí que nos habíamos perdido, y que no busquemos policías. Supongo que el detalle era que no nos decía que los evitemos explícitamente, pero al decir que no los busquemos lo otro es implícito.
La verdad no dejaría el hijo de nadie en manos de un cana.
Me da más confianza El Hombre de la Bolsa.