cierre


Estaba pensando. En realidad no sé qué estaba pensando. Te extraño pero voy a poner cada cosita en su lugar. Voy a guardarlas en una cajita para cerrarla, no es que nunca más vaya a abrirla, pero para seguir adelante prefiero guardarlas por un largo tiempo. ¿Puedo convertirlas en recuerdos? Creo que ya se van del presente para pasar al pasado y así abandonar mi futuro. Voy a guardar el día que nos conocimos, el día que te vi. Cuando hablamos. El bar. La cerveza y el jean limpio. El llavero que posee una mágica atracción ya que al verlo uno no puede evitar agarrarlo. La historia de las empanadas dulces. El mozo del bar. Los besos. Las pecas. El frío de la mañana. Los abrazos. La despedida. Las llamadas y mensajitos. La segunda vez. El cálido abrazo en las escaleras del teatro. Las escaleras del teatro. La pizza. El anillo. El anillo que perdiste. Los besos. La plaza. La excitación. Los besos. El departamento de tu hermana. El arroz. Los chocolates. Los besos. Los maullidos de gatos en el techo. Las salidas y llamadas más y más frecuentes. La primera picada con mis amigos, los cuatro. Los besos. La primera vez que conocí a tus amigos. El asado en que me dejaste sola. La primera vez que me quedé a dormir en tu cama. Los besos. Tu olor. El verano. Darme cuenta que algo crecía. Darme cuenta que comenzaba a quererte. Las vacaciones. La carpa. La tormenta. Los pájaros. El frío del agua del río. Conocer a Banzetti. Ver dvd´s. Las veces que me dejaste sola mirando el techo. La veces que me abrazaste cuando lloraba. Los besos en la panza cuando me dolía. Los helados. Llevarme de la mano. Acostumbrarme a ir de tu mano. Escuchar un te quiero de tu boca en la plaza. Creerte. Taparme hasta la nariz con tu frazada en invierno. El olor de tu piel en mi piel. Los miles de bichitos que picaron mi brazo izquierdo. Fotos. Hablar con Pooky. Rasguños de tu gato. El sexo. Tus ronquidos. Acostumbrarme a ellos. Abrazarme a vos para conciliar el sueño. Sueños. Despertarme con tus besos y tu sonrisa. Despertarme por la luz que entra por tu ventana. Escuchar tus sueños. Que escucharas los míos. Villa del Sur Pomelo, a veces la de manzana. Que no llamaras. Tus olvidos. Tus gritos. Tu ironía. Tus lágrimas. Tus perdoname. La vez que dijiste necesitarme. Tu pared. Cuando me elegiste. Tu frío. Las mil veces que detuviste mis idas. Tu cabeza dura. Tus ganas de siempre tener la razón. Tu gusto por la discusión. Tu gusto compartido por los gatos. Tus comidas. Siempre sabrosas. Los chocolates y gomitas. Tus amigos. Mis amigos. Los domingos. Películas y merienda. Capusotto. Tu juego on line. Tus historias y personajes medievales. Mi soledad. La veces que me dejaste mirando el techo. Las cosquillas. Los enojos. Los besos. El sexo. Los abrazos. Los besos. Las miradas. Lo no dicho. Las cosas que no debimos haber dicho. Las peleas. Las reconciliaciones. Los abrazos. Las peleas. Las peleas. Confesiones. Tu etapa gris. Tus dolores y cicatrizes. Mis miedos. Mi pasado. Tu pasado. Tu frío. Lo que no dijiste. Lo que al fin dijiste. No dejarme ir. Hacerme volver. Hacerme creer. Hacerme volver. Volver. Las gomitas. Luna. Mi corazón. Tu corazón. Darien y Serena. Serena y Darien. La llave de Darien. La falta de llamadas. Reclamos. Enojo. Desilusión. Expectativas. Deseos. Planes en el aire. El sexo. Mi incapacidad de traer luz a ese lugar gris. ¿Mi culpa o la tuya? La ausencia de te quieros. La incapacidad de hablar. De demostrar. Aferrarte y no dejarme ir. Las no cartas. El no aniversario. Las peleas. El perdón. Los besos. La falta de valentía. La falta de miradas cómplices. El libro sin terminar de leer. Los planes. Lo no hecho. La falta de cariño. No amor. Miedo. Soledad. ¿Mi culpa? Los no nervios en la panza. Tristeza. Pedirte que no me dejes cerrarlo. Mejor cerrarlo. Pedirte que no me dejes hacerlo. Mejor lo hago. Lo cierro.
¿Sabés? Mejor lo cierro para que nada de esto se pierda, eso sí, no creo volver a querer abrirlo. ¿Será mejor cerrarlo para siempre?

7 comentarios:

rama dijo...

La estanterías por lo general tiene ese lugarcito para sembrar la memoria, es cierto, siempre se va ha observar la cubierta del libro, si la experiencia de haberlo devorado con pasión, intensamente, sin desenfreno y transparentemente sentimental, sobre todo por un tiempo prolongado. La sensación de volverlo a tener bajo el brazo va ser muy fuerte. Sólo queda esbozar un nuevo libro, injertando una nueva semilla que de luz de esperanza para transitar un camino distinto!.
Saludos y besos.

Rol dijo...

Pero qué bonitas y tristes palabras... tener que cerrar siempre es triste, pero no implica que esté mal.

Franky dijo...

Peeero, qué paso?

BLUEKITTY dijo...

Rama: la verdad, pensaba comprar muuucho libros y leer muuucho.¿Estamos hablando de libros o hombres? ;P

Rol: creo que esta vez está bien

Franky: no lo sé, mejor me busco una taza de café a ver si logro encontrar una idea.

Café (con tostadas) dijo...

putamadre, como duele!

No importa que sea la decisión correcta ni que sea el momento justo ni que tomemos el coraje suficiente ni que los hechos nos deborden, duele.

Cuanta pena tener que guardar todas esas cosas. Que bueno tener tantas cosas para guardar! ;)

carrie b. dijo...

Y si, esta es la peor parte, comprender que aunque duela es lo mejor.Porque de seguro lo es, pero..como algo tan doloroso puede ser bueno?? Con el tiempo lo entederás, o no..Pero va a pasar, eso te lo aseguro.Mientras tanto un abrazo cibeernetico para que no te sientas sola!!

Un beso!

rama dijo...

Te podría decir que de ambas cosas, claro que sería una buena forma de salir de un aprieto de términos y metáforas!.
Besos.