un viejo amor


El otro día, en la calle mientras caminaba vi a una pareja tan dulce que no pude evitar mirarlos. Ese tipo de parejas que se los ve como en una burbuja, como en otro mundo. Un mundo de ellos y de nadie más.
Esperaban que la luz del semáforo cambiara para poder cruzar la calle; una calle céntrica como Colón donde los autos con sus bocinazos y la gente empujandote, logran que uno olvide su buen humor. Pero ellos se reían como si no hubiera mañana o smog o ruido o tristezas. No parecían estar en el mismo lugar que el resto de nosotros pero lo estaban. Se miraban de una manera cómplice, se tomaban fuertemente de las manos y reían. Charlaban de algo que no logré escuchar.
Me quedé mirandolos. Se veían tan enamorados. Imaginé que la gente de afuera, de afuera de el mundo de ellos dos claro, podría tener envidia de ellos. Ellos de veían diferentes del resto, de alguna manera resaltaba de entre la muchedumbre. Envidia de la mala podrían despertar en el medio de una gris y apurada ciudad. De lo que ellos tienen, de lo que encontraron. Porque es cierto que no muchos encuentran amor en su vida.
Los miraba y miraba al mismo tiempo a la gente que caminaba por la Colón; la gente iba apurada y con el entrecejo fruncido y ellos iban sonriendo, charlando, de la mano, como iluminados. Y ellos se alejaban de la mano por la vereda. Me quedé mirandolos hasta que los perdí de vista. Él aparentaba unos 76 ó 77 y ella tal vez dos años menor. Él llevaba un gorro y bufanda, ella llevaba un rodete en su pelo blanco y una sonrisa de niña. Me gustó cruzarlos y haberlos visto. Me quedé pensando en el secreto de llegar a viejitos y estar enamorados.
A menudo imagino y fantaseo esto con mi pareja; me pregunto cómo será y cómo se verá ( sin decir que también me da miedo imaginarme cómo me veré) me pregunto por cuántas cosas la vida nos habrá hecho transitar y si nos mantuvo unidos o nos separará. Me pregunto si le haré té con macitas, y tomaré su mano arrugada, me sentaré a su lado y recordaré nuestra vida juntos y la felicidad compartida. No sé aún si lo lograremos. Habrá que darle tiempo al tiempo.

7 comentarios:

grettel j. singer dijo...

ese hombre te tiene loca, tienes un metío con él hasta la pared de enfrente....

Jovekovic dijo...

Imágenes como las que describes son de las hermosas que uno pueda contemplar, sea en Colón sea en cualquier otra calle de cualquier otra ciudad. Yo envidio mucho ese amor tan puro, tan verdadero...tan escaso.
Besos, saludos cordiales desde BCN.

Dr. J dijo...

Iba a decir "se ven patéticos! :@", pero cuando dijiste que tenían más de 70 años, me puse a pensar yo también, porque generalmente a los viejos de esa edad (especialmente si tienen plata) les gustan las chicas más jóvenes.

Me alegro por ellos!

Besos!

Milecy dijo...

ayyyy si si... hace unos días alguien me dijo que queria compartir conmigo algo... eran imagenes de la peli Elsa y Fred...

obvio se me casheron los calzones y le dije... yo quiero eso!!!!!
quiero llegar a viejita y seguir amando como si tuviera 20!!

BLUEKITTY dijo...

grettl: podr{ia preguntarte por qué lo decís pero mejor te digo no lo divulgues ;)

Jovekovic : Barcelona? qué lindo, lejos.

Sep, escaso pero uno nunca sabe. Dicen que puede estar a la vuelta de la esquina. Abrí los ojos por las dudas.

Dr J: el "sugar daddy" o viejo verde es otra historia, que no me apetece contar :P

Milecy: pues manos a la obra, primero deberías encontrar al semental adecuado, o ya está?

The Raven dijo...

Hola blue tanto tiempo... coincido con Mile "Elsa y Fred" una de mis pelis preferidas refleja a lo que muchos añoramos llegar el día de mañana, tener a alguien al lado y seguir viendo amor en sus ojos.

Besos

BLUEKITTY dijo...

The Raven: creo que voy a tener que ver la peli después de todo.

saluditos y gracias por pasarte