a mi gata

A mi gata le quiero dedicar, en este momento, mis pensamientos, palabras, reflexiones, y todo lo que me viene o sale del interior por su causa.
No mucha gente entiende o sabe de las conexiones que se pueden establecer entre un gato y un humano (practicamente cualquier animal que uno decida domar tal como nos contaba hace tiempo el Principito) y el amor que puede experimentarse por estos animales. Muchos dicen que son no sólo ariscos sino que extremadamente desagradecidos porque a diferencia de los perros, ellos son demasiado independientes. Pero quién puede culparlos por amar la libertad?



Pues mi gata, es un ser muy especial para mí:
                                                                     ella es tricolor, salvaje, y extremadamente malhumorada. Le gusta juntar bichos en las noches de verano, y le gusta dormir justo en los lugares donde uno le indica que no debe dormir. Es más, si uno le pone esmeradamente un almohadón bien cómodo sólo para ella, ella lo ignorará y paso siguiente buscará otro lugar para dormir. No le gusta que la molesten a la hora de la siesta, lo que en ella se traduce como casi las 24 horas del día, y le gusta que su plato de comida... esté lleno de comida. Le gustan las caricias fuertes en la cabeza, pero nunca intentes tocarle su pancita. Los cariños son sólo requeridos cuando a ella le plazca. No debes darle ni uno si ella no está de humor para mimos.
Le gusta oler el aire de la mañana y le gusta mirar mariposas, pero lloriquea cuando escucha los pájaros cantar. ¿Que por qué? Simple, porque su instinto cazador le indica que vaya y los atrape, los torture y devore si la situación lo amerita. Pero luego, tristemente se da cuenta de que es sólo un gato casero y domesticado, y que sus sueños de pantera cazadora no son fáciles de cumplir.
Le gusta el olor a pescado seguido del sonido del abrelatas. Le gustan las frazadas en invierno y la estufa con leños en el centro del living. Le gusta que la quiera. Le gusta saberse una diosa.
 
Lástima aquellos que nunca logren acercarse a un animal y ver algo más en su interior.

10 comentarios:

Gemma dijo...

Hola! Yo tengo una gata igual, se llama Pipi, de apellido Lonquistoqui, Pipi Lonquistoqui y es asi rayadita como la tuya. Cuando no le gusta algo que le hacés te mira con cara de ort*, te juro. Pero la amo tanto...hasta diría la venero jajajaj.
Besos.

MenteFresca dijo...

Yo creo que esto es propio de las gatas. La mia es igual, me rechaza lo que hago por ella, pero cuando menos lo espero ella es la primera en acercarce cuando lo necesito

BLUEKITTY dijo...

Gemma: gracioso nombre para una gata. Creo que todos veneramos a nuestros gatos así que no sería cosa extraña.

saluditos y gracias por pasar.

MenteFresca: puede decir todo lo que quieran de los gatos, que son descariñados, interesados, o más cosas. Pero nosotros sabemos lo mucho que ellos también nos pueden querer. Son geniales amigos y compañías más que mascotas.

saludos y gracias por pasar.

Belén dijo...

Te entiendo perfectamente... porque yo tuve un perro (se murió hace un mes) y sé de lo que hablas...

besicos

BLUEKITTY dijo...

Belén: pues afortuda fuiste por poder haber tenido esa amistad, y esos recuerdos que no se borran del corazón.

saludos

The Raven dijo...

Me encantaron las palabras! Y al que no le gustan los gatos, es porque nunca tubo uno!

Besos Blue

BLUEKITTY dijo...

The Raven: tal vez muchos tuvieron al gato, pero no supieron entenderlo. Es toda una ciencia.

saluditos

Telcontar dijo...

Tu gata está re loca! je!
Lindo lo que le escribiste, de verdad.

Crazygirl dijo...

Ya sabes como me gustan los animales. Aunque soy mas una "dog person", los gatos me parecen lindisimos...aunque lejos, porq me producen asma y rinitis....pero he tenido la misma conexion con los perros....

BLUEKITTY dijo...

Telcontar: gracias =)

Crazy: uhhh, entonces lejos bien lejos. Qué lindo que hayas sentido esa conexión con otro ser vivo.
El amor en todas sus formas es lo mejor que nos puede pasar.

saluditos y que estés bien.