humanidad gallina

El otro día me contaron algo que me asombró, pero a la vez sabía que no debía asombrarme tanto porque desgraciadamente es algo común entre algunos humanos. Mientras se ven acciones extraordinarias realizadas por seres humanos como nosotros mismos, como los que caminan en las calles a diario, también las acciones más repugnantes y desagradables son realizadas por gente como uno, como dice el dicho.
Iba esta persona, quien me relató el evento, montada en el colectivo camino a sus quehaceres cuando ocurre un accidente; el colectivo atropella a una chica. El colectivo iba lleno de gente como es común en horas "pico". Ni bien ocurre el accidente y se detiene el colectivo, la gente amontonada dentro del mismo, sale disparada por un sentimiento que yo llamaría sentimiento-de-mierda-y-de-gallina y se va de la escena del accidente por el sólo hecho de que en un accidente siempre hay probabilidades de que te llamen para atestiguar, contar lo que pasó. Al parecer no fue culpa del colectivero, y por esto era necesario que hubiese testigos por si se lo culpaba. Alguien más debería explicar qué pasó y por ello mismo atestiguar.
Cuenta el relator, que la gente literalmente abandona el lugar y hasta pasaban al lado de la chica accidentada quien estaba tendida en la calle; pasan apurados por irse y nadie se detiene a ayudarla. Increible. Algunos corrían más que apurados, tal vez asustados o molestos, o con un sentimiendo agallinado. La gente pasa al lado de un ser humano tendido en la calle y nadie se detiene a ayudar porque ayudar implica comprometerse, detenerse, y quedarse. Todos se van, no sea que se los relacione con la escena del accidente, no sea que deban complicar sus vidas.
La verdad, puedo sacar muchas conclusiones, pero se los dejo a ustedes. Y reflexionar sobre lo que podemos ser y lo que somos, y lo que no deberíamos ser nunca. Cálida humanidad!

11 comentarios:

Dr. J dijo...

Increíble pero es el país del "no te metás".

Y hay muchos que no soportan la burocracia judicial, por eso se van.

Todavía no me pasó, por esto no te podría asegurar qué haría si soy testigo de algo.

Besos!

Dr. J dijo...

Respuesta a tu comentario en mi blog:

Yo me fui 10 minutos antes que terminara el partido, porque la cosa se estaba poniendo violenta.

Vivimos en el mismo barrio! Seguramente nos cruzaremos por ahí (especialmente en la parada del R2 o del trole) jeje!

Besos!

BLUEKITTY dijo...

Dr J: mientras decidas ser testigo aunque lo dudes, y antes de eso decidas ayudar a alguien, es lo que hay que hacer y diría que es lo correcto.

pd: nooo, Cba es pequeña! E internet aterrador ;s

Daanii♡ dijo...

así es la gente, creo que le llaman algo así como "la supervivencia del más fuerte".. aunque prefiero llamarlo cobardía.

rama dijo...

Patético, lamentablemente hay gente que sólo le importa la suya, pero creo que aquí también hay mucha gente que ayuda de corazón, es solidaria y expectante hacía el otro. Pero bueno, hay casos como el que citas que deja mucho que desear.
Saludos.

BLUEKITTY dijo...

Dani: cobarde es la palabra exacta.

saludos y gracias por pasar.


rama: por suerte la mayoría de la gente es la de buen corazón, aunque no parezca. Es que valen por cuatro o más, los del ejemplo ni contarlos deberíamos.

saludetes

Shang Yue dijo...

para la mayoría, las cosas que suceden les son ajenas
no van con ellos
y, por lo tanto, no quieren responsabilidades sobre ellas




por cierto, me gusta la imagen de tu perfil

Marcelo dijo...

Ese sentimiento gallináceo es multipropósito: pereza ante una eventual declaración testimonial, falta de compromiso, insensibilidad por el accidentado o el chofer que depende de los testimonios para no perder el trabajo pero...a la gente sólo le importa llegar a su casa.

BLUEKITTY dijo...

Shang Yue: creo que vamos mal si seguimos con este individualismo de mierda.


Marcelo: a todos nos importa llegar a casa al final del día, pero hacer día a día más hostil el exterior, no nos ayudará en nada.

saludos gente y gracias por los aportes.

Mon dijo...

hace algunos años trabaje de recepcionista en un hotel, llego ahi una americana y me conto que ella y su esposo viajaban en moto y tuvieron un accidente, algunas personas los yudaron despues de muchas horas pero como no hablaban el mismo idioma no estaban ni siquiera seguros de si el señor estaba bien. Yo les ayude llevandolos a un doctor, yendo a buscar sus motos en la camioneta de un amigo y asi...y la dueña del hotel me pregunto "porque los ayudas? son extraños, no te da miedo?"
solo me quede pensndo que espero jamas tener un accidnte junto a ella porque seguro que pasara de largo.
mentalidades que hay, pero definiitvamente como dices, hay que tener un poco de humanidad o plantarnos en los zapatos del caido en desgracia ..

saludos

BLUEKITTY dijo...

Mon: gracias por compartir esa anécdota, y es verdad lo que decís, es necesario meternos en los zapatos de los demás y recordar que a nosotros también nos puede pasar.
Una de las máximas que utilizo en mi vida es tratar a los demás como me gustaría que me traten, y no hacer a los demás lo que no me gustaría que me hagan. Funciona.

saludos