atrás

Hoy día lunes, me levanto y considero respirar bien fuerte el aire para que entre a mis pulmones, y me decido a dejar atrás la mala onda y cargar no sólo aire nuevo y fresco sino que también quiero cargar esperanza para este año. No sé si sea posible cargar esperanza. Voy a intentarlo.
A los problemas voy a escribirlos en una hoja blanca y a evaluarlos; descubrir la mejor manera para enfrentarlos. Pero eso lo dejo para mañana, hoy quiero elegir la respiración pausada. Luego de la respiración pausada, camino hacia la cocina para buscar un poco de café caliente con un toque de crema, un sillón mullido con un libro que conjuntamente con una historia me ayude un poco a volar, a imaginar sin despegarme del cómodo sillón y nada más que pantuflas, o incluso descalza si es que el piso no está tan frío. Ropa holgada, y suave con la piel. Más tarde un baño, agua que me limpie por fuera y por dentro, sobre todo por dentro. Acariciar el pelaje de la gata que me mira, escuchar su suave y constante ronroneo, mirar sus bigotes, sus orejas y estudiar cada detalle en ella.
Me siento a tipear en la computadora y dejar libre a los pensamientos que van y vienen, que danzan dentro de la cabeza. El silencio del silencio sólo interrumpido por el sonido del teclado puede convertirse en algo relajante. Me dentengo a mirar la ventana, y decido abrirla de par en par y dejar que todo el aire llene la habitación, espero que a mí también me llene. Vuelvo al teclado, vuelvo a escribir y dejar las cosas fluir.

2 comentarios:

Crazygirl dijo...

Hay algo q nunca olvido de mi epoca de colegio...la profesora Lucia solia decir q los problemas no eran mas q asuntos por resolver.
Q bien oirte positiva!!

BLUEKITTY dijo...

Y sí, tratando de poner las cosas en perspectiva para poder sentirme mejor. Es bueno sentirse bien, ser feliz.

Suena mejor eso de que los problemas son asuntos por resolver... suelo verlos como desastres! jaja

saluditos!